16/08/2022

EL √ĀRBOL DE LOS PROBLEMAS

Este cuento nos ense√Īa un truco para no mezclar las preocupaciones del trabajo con la familia y no llevar problemas a casa que amarguen el entorno familiar.

 



 

Un se√Īor hab√≠a contratado a un carpintero para ayudarle a reparar su vieja granja, acababa de finalizar su primer d√≠a de trabajo muy duro.

El pobre carpintero pas√≥ una jornada bastante complicada, su sierra el√©ctrica se hab√≠a da√Īado y le hab√≠a hecho perder una hora de su trabajo y ahora, para colmo de males, su antiguo cami√≥n se negaba a arrancar.

El se√Īor se ofreci√≥ a llevarlo a su casa y recogerlo al d√≠a siguiente para terminar el trabajo.

Mientras lo llevaba a su casa el carpintero permaneci√≥ en silencio, mientras el se√Īor mir√°ndolo de reojo pensaba:

‚Äúvaya d√≠a mas desastroso para este hombre, debe de estar bastante enfadado, se le ha roto la sierra, despu√©s el cami√≥n‚Ķ‚ÄĚ

Una vez que llegaron frente a la casa del carpintero, que viv√≠a en una humilde casita con tejado rojo y un peque√Īo jard√≠n delantero donde florec√≠an algunas rosas y hab√≠a algunos √°rboles frutales, le invit√≥ a conocer a su familia.

El se√Īor acept√≥ entrar en su casa a conocer a su familia, mientras se dirig√≠an a la puerta, el carpintero se detuvo brevemente frente a un peque√Īo √°rbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

 

 

Al entrar en su casa, ocurrió una sorprendente transformación.

Su bronceada cara sonreía plenamente.

Abraz√≥ a sus dos peque√Īos hijos y le dio un beso a su esposa.

Posteriormente acompa√Ī√≥ al se√Īor hasta el coche.

Cuando pasaron cerca del árbol, éste sintió curiosidad y le preguntó acerca de lo visto cuando entraron.

‚ÄúEse es mi √°rbol de los problemas‚ÄĚ, contest√≥.

‚ÄúS√© que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero hay algo que es seguro: los problemas no pertenecen a mi casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. As√≠ que simplemente los cuelgo en el √°rbol cada noche cuando llego. Luego a la ma√Īana los recojo otra vez.‚ÄĚ

‚ÄúLo divertido es‚Ķ‚ÄĚ -dijo sonriendo- ‚Äúque cuando salgo a la ma√Īana a recogerlos, ni remotamente encuentro tantos como los que recuerdo haber dejado la noche anterior‚ÄĚ.

 

* Todos debemos de encontrar nuestro ‚Äú√Ārbol de los problemas‚Äú, para dejar fuera de nuestra casa y nuestra familia los problemas que nos aturden.

Diego Gallardo

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.