16/08/2022
REFRANES NEGATIVOS Y REFRANES CONTRADICTORIOS

REFRANES NEGATIVOS Y CONTRADICTORIOS

Hay personas que siempre tienen un refrán para cada ocasión, pero algunos de ellos son realmente negativos. Otros son contradictorios, ya que puedes encontrarlos para defender un argumento y el contrario.

Hay muchos refranes que transmiten mensajes negativos. Algunos de ellos dicen que las mujeres son inferiores a los hombres, que la gente pobre es mala y que solo se puede confiar en la familia. Estos refranes son muy dañinos porque perpetúan el sexismo, el racismo y el clasismo. Todas las personas merecen respeto y no deberíamos usar estos refranes para hacerles daño a otras personas.

Hay muchos refranes que son negativos y no ayudan a las personas a mejorar su situación. Algunos de estos refranes son: «A mal tiempo, buena cara», «A ojo de buen cubero», «A quien madruga, Dios le ayuda», «A caballo regalado, no le mires el diente», «A buen entendedor, pocas palabras bastan», «A cada cerdo le llega su San Martín», «A cada uno lo suyo», «A Dios rogando y con el mazo dando», «A Dios rogando y con el diablo empujando», «A falta de pan, tortas», «A fuerza de hierro, se pierde el hierro», «A grandes males, grandes remedios», «A buenas horas, mangas verdes», «A otra cosa mariposa», «A quien madruga, Dios le ayuda», «Aunque la mona se vista de seda, mona se queda», «Aunque la higuera no florezca, de su fruto comeremos».

Estos refranes solo sirven para hacer que la gente se sienta mal y no logra cambiar su situación.

REFRANES NEGATIVOS Y REFRANES CONTRADICTORIOS

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo negativo que son los refranes?

Sí, esos pequeños dichos populares que todos conocemos y usamos en nuestro día a día. Parecen inofensivos, pero si te detienes a pensar en ellos, te darás cuenta de que son más negativos de lo que parecen.

«La curiosidad mató al gato«, por ejemplo, es un refrán que nos enseña a no ser curiosos, a no investigar, a no preguntar. ¿Por qué? Porque si nos ponemos a investigar, a buscar respuestas, podríamos acabar en un lugar o situación peligrosos. ¿Y qué hay de malo en eso? ¿Acaso no es mejor estar preparado y saber lo que nos podemos encontrar, que vivir en ignorancia?

«Virgencita que me quede como estoy«, otro de los refranes negativos, nos enseña a conformarnos con lo que tenemos, a no aspirar a más, a no mejorar. ¿Por qué? Porque si nos ponemos a buscar más, a mejorar, podríamos fracasar. ¿Y qué hay de malo en fracasar? ¿Acaso no es mejor intentarlo y aprender de nuestros errores, que conformarnos con lo mediocre?

«Más vale pájaro en mano que ciento volando«, este refrán nos enseña a no arriesgarnos, a no buscar más allá de lo que tenemos. ¿Por qué? Porque si nos arriesgamos, podríamos perderlo todo. ¿Y qué hay de malo en eso? ¿Acaso no es mejor arriesgarse y luchar por lo que queremos, que conformarse con lo que tenemos?

«Más vale malo conocido que bueno por conocer«, otro de los refranes negativos, nos enseña a no salir de nuestra zona de confort, a no conocer nada nuevo. ¿Por qué? Porque si nos ponemos a conocer cosas nuevas, podríamos encontrarnos con algo que no nos guste. ¿Y qué hay de malo en eso? ¿Acaso no es mejor conocer más, aprender, crecer, que quedarnos en nuestra pequeña burbuja?

En conclusión, los refranes son negativos porque nos enseñan a no ser curiosos, a conformarnos con lo que tenemos, a no arriesgarnos y a no conocer nada nuevo. ¿Y qué hay de malo en eso? Pues que nos están impidiendo vivir plenamente, estar abiertos a nuevas experiencias y crecer como seres humanos. Así que, la próxima vez que escuches un refrán, piensa en lo negativo que puede ser y busca la manera de contrarrestarlo.

 

REFRANES NEGATIVOS Y REFRANES CONTRADICTORIOS

 

Hay muchos refranes contradictorios, algunos tienen su némesis

¿Te has fijado alguna vez en lo contradictorio que son algunos refranes?

Aunque parezca que los refranes son una especie de verdad absoluta, lo cierto es que muchos de ellos son bastante contradictorios.

A continuación, te mostramos algunos de los refranes más contradictorios que existen. Por ejemplo:

«A quien madruga, Dios le ayuda, pero no por mucho madrugar amanece más temprano»

«A la tercera va la vencida. Aunque no hay dos sin tres…»

«El que la sigue la consigue, pero tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe»

«La intención es lo que cuenta, pero el Infierno está empedrado de buenas intenciones»

«La cara es el espejo del alma. ¡Aunque las apariencias engañan!»

«En la mucha necesidad, se conoce al amigo de verdad. Pero no hay amigo ni hermano, si no hay dinero en la mano»

«Ten cerca a los amigos, pero más a los enemigos. Eso sí, a enemigo que huye, puente de plata»

«Piensa mal y acertarás. Piensa el ladrón que todos son de su condición»

«Más vale pájaro en mano que ciento volando. Claro que quien no arriesga, no gana»

«En boca cerrada no entran moscas, aunque el que calla otorga»

«Mala hierba nunca muere, aunque no hay mal que dure 100 años«

¿Por qué son contradictorios estos dichos? Bueno, quizás porque la vida misma es contradictoria. No podemos tener todo lo que queremos, y a veces tenemos que tomar decisiones que no son populares. Pero eso es lo que hace la vida interesante, ¿no te parece?

Algunos refranes parecen contradictorios, pero en realidad no lo son. Esto se debe a que el significado de un refrán puede cambiar según el contexto en el que se usa. Por ejemplo, el refrán «no hay nada nuevo bajo el sol« puede interpretarse de dos maneras. En un contexto positivo, significa que todo lo que necesitamos ya existe en el mundo. Pero en un contexto negativo, significa que todo es repetitivo y aburrido. De manera similar, el refrán «más vale tarde que nunca« puede usarse para alentar a las personas a que no desistan, ya que es mejor lograr algo tarde que nunca. Pero también puede interpretarse como un reproche a aquellos que siempre llegan tarde. Esto demuestra que los refranes no siempre dicen lo que parecen decir. A veces pueden ser confusos, pero otras veces pueden ser muy útiles.
 
Algunos refranes son negativos y contradictorios. Estos refranes pueden ser confusos y nos hacen cuestionar lo que realmente sabemos.

Así que, la próxima vez que escuches un refrán contradictorio, no te preocupes. Es solo una forma de recordarnos que la vida es una mezcla de lo bueno y lo malo, y que a veces es mejor no tomarnos las cosas demasiado en serio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.