30/11/2021

REFLEXIÓN SOBRE CONOCIDOS, AMIGOS, INTERESADOS Y DEMAS

Desde muy pequeño me enseñaron una serie de normas conductuales para con los demás basadas en los pilares de la buena educación, la amabilidad, la empatía, la generosidad, la bondad y solidaridad… con el tiempo me voy dando cuenta que no a todo el mundo le marcaron las mismas normas, o bien, las han olvidado antes que yo.

Es muy injusto, a veces, manejarte en la vida con esos valores, anticuados para algunos, y vértelas con personas que adolecen de cualquiera de éstos valores, y que se aprovechan de tu buena disposición, para buscar en su propio beneficio.

 

Es injusto, pero necesario para el aprendizaje que nos regala la vida. Y es que en este camino nos encontramos con todo tipo de personas, todas y cada una de ellas están estratégicamente colocadas en este gran “tablero” para darnos una lección.

En este camino conocemos a cientos de personas, cada cual con sus mochila a cuestas. Unas con la intención de ayudar, otras tantas con intenciones menos bondadosas. A veces nos topamos con alguno que tras darnos una palmada en la espalda, nos intenta dar una patada en el culo. En otras ocasiones nos enfrentamos a quienes quieren dejar el peso de su mochila en nuestra espalda y luego ponen pies en polvorosa…

Somos nosotros los que debemos saber cuanto tiempo nos va a “ocupar” cada una de estas personas, y cuanto nos va a influir en nuestro día a día, es una cuestión de decisión personal y de aprender a mantenerlas o alejarlas de nuestro lado.

Nosotros decidimos “cómo” somos y “cómo” nos comportamos con los demás y éstas personas no deben de hacernos dudar de nuestros principios y de nuestros valores.

No están ahí para hacerte dudar si tu actitud es buena o no, no están ahí para hacer zozobrar tu personalidad, definitivamente están ahí para reafirmarte en tus valores y no dejarte arrastrar por los suyos.

 

 

Así que aprende a mantener a tu lado a las personas positivas que te aporten “algo”, que te hagan crecer, madurar y mejorar, y por otro lado aprende a alejar de ti personas tóxicas que te quieren manejar, que se aprovechan de ti y que no te aportan nada.

Diego Gallardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *